Sé que nos amamos, pero no estamos destinados a estar juntos

Ryan Moreno

Un día estábamos obsesionados el uno con el otro y al siguiente, parecía como si fuéramos extraños.

Todos decían que era porque dejamos esa etapa eufórica de la luna de miel. Ese hermoso momento en cada relación en el que nos sentimos insensibles a las fallas del otro y nos llena el drama de descubrir cada parte del otro.

Estaba completamente paralizado con cada partícula de tu ser, nadando en el mar del nuevo amor y desnudándome ansiosamente para exponerte mi verdadero yo.

Pero después de un tiempo, no se sintió así. Comencé a notar cosas que no me gustaban de ti, cuestioné mi afecto hacia ti y sentí la distancia cada vez mayor entre nosotros. Todos nos prometieron que eso era normal y que lo superaríamos. Y aunque sé que esto es cierto en algunas relaciones, sabía que no era el caso para nosotros. El drama, la euforia y la desesperación en nuestro amor infantil pasaron por alto una verdad simple pero universal: la tendencia matemática de dos personas que se encuentran la una a la otra y que pueden no ser la una para la otra. Para nosotros, la respuesta no se podía encontrar en un borrón de emociones. La brecha entre nosotros podría calcularse.

Tú y yo simplemente viajamos normalmente.



Nos conocimos, nos gustamos y nos enamoramos a gran velocidad. Caímos ansiosamente el uno hacia el otro con la atracción de los lados opuestos de un imán. Tú eras el artista y yo el matemático. Me atrajo tu capacidad para sacar conclusiones profundas y hermosas sobre el mundo, mientras que te fascinó mi intento de convencerte de que el arte también existía en números. Cuanto más aprendíamos el uno del otro, más rápido nos apresuramos hacia cada uno y más agudos se volvían los ángulos de nuestros cruces.

Nuestra obsesión el uno por el otro aumentó tan rápidamente que la inercia de nuestras vidas nos obligó a chocar perfectamente de manera perpendicular. Sentí como si estuviera experimentando la perfección en su forma más pura y precisa. Un tipo de perfección que pensé que solo existía en matemáticas. Pero todo en ti se sentía tan esencial para mi ser. La forma en que me sentí cuando besaste mi cuello, o me preparaste el desayuno, o tomaste mi mano. Estas eran cosas que solo significaban algo que venía de ti. Y no pude encontrar respuestas para ellos en ningún lado. No pude definir el momento en el que todos los componentes de nuestro ser, por un momento, se alinearon con una exactitud que nunca antes había experimentado.

Pero las líneas perpendiculares que se extienden infinitamente solo se encontrarán una vez.

Ese breve y perfecto momento en el que me sentí tan seguro de ti, se fue tan rápido como llegó. Cuando besaste mi cuello, fue porque tenías que hacerlo. Cuando me preparaste el desayuno, se sintió rutinario. Y cuando tomaste mi mano, fue porque tomé la tuya. Esos preciosos momentos fueron solo recuerdos mientras seguíamos viajando a lo largo de nuestras trayectorias originales, repeliéndonos unos a otros con la precisión que nos unió. Éramos los negativos del otro; cuanto más tiempo pasábamos juntos, más me daba cuenta de que nos estábamos alejando con una exactitud y una velocidad exponencial que nos impediría volver a encontrarnos.
Pensé que eras una excepción a mis métodos de cálculo. Me habías probado que de alguna manera vivías fuera de las reglas que yo había cumplido. Y por frustrante que haya sido, también fue fascinante.

Eras un problema de matemáticas que no podía resolver.

Pero había vuelto a mi tendencia matemática con el corazón roto cuando encontré la explicación dentro de un concepto tan simple que me desconcertó. La perpendicularidad me traicionó y me obligó a alejarme de ti y no pude luchar contra ella. Me sentí vacío al darme cuenta de la imposibilidad de volver a visitar esa perfecta intersección contigo.

Pero luego consideré las líneas paralelas. Algunas personas viajan por caminos perfectamente paralelos. Personas que hacen contacto visual en el tren pero no se saludan. Aquellos que viajan en paralelo, pueden ser idénticos por naturaleza y estar perfectamente alineados, pero están destinados a no encontrarse nunca.

La perpendicularidad no me traicionó al final. Puede que me haya dado una respuesta a algo para lo que realmente no quería una respuesta. Pero me dio paz. Porque independientemente de cuán perturbadora pueda ser la separación, al menos tuvimos la suerte de chocar en la intersección perfectamente catastrófica y completamente embriagadora de líneas perpendiculares.