La brutal verdad sobre por qué una aventura nunca funcionará

Soy priscilla

asuntos con mujeres casadas nunca es una buena idea. Hay un problema de moralidad en tener aventuras con mujeres casadas, pero incluso si esto no te molesta, debes saber que el momento de participar en tal cosa dañará tu autoimagen y confianza.

El sexo con mujeres casadas puede parecer emocionante, dramático y más intenso que con alguien soltero. Sin embargo, con lo que parece ser una ventaja, hay una desventaja igual y opuesta: el daño a tu autoestima.

Las mujeres casadas que tienen aventuras tienen la amorío por sí mismos, no porque piensen que eres 'el indicado'. Eres un medio de escapismo para ellos. E incluso si crees que no puedes ser lastimado y solo estás en esto por el sexo, tu dignidad se irá erosionando poco a poco, poco a poco.

El problema de las aventuras amorosas con mujeres casadas es que te vas a quedar soltera durante toda la aventura. Puede actuar como si fuera una pareja en la privacidad de la habitación del hotel, pero una vez que sale a la calle, no puede actuar de la misma manera. Esto puede estar bien al comienzo de la relación, pero si comienzas a apegarte emocionalmente a ella, esto dolerá.

El número de 'citas' se reduce en el tiempo
En las aventuras amorosas con mujeres casadas, es posible que se vean a menudo al principio. Sin embargo, lentamente, las excusas comienzan a aparecer:



  • Visitarán a los suegros este fin de semana
  • Uno de los niños está enfermo y necesita cuidados.
  • Tienen que hacer un recado para su marido, etc.

Y te encontrarás dando vueltas esperando que ella pueda hacer algo de tiempo para ti. El hecho es que, incluso si ha decidido quedarse con su esposo, puede darte la impresión de que no está interesada en él, de modo que tú te quedes al margen para ella como su manta de consuelo.

Incluso si opina que la relación entre ambos es especial y que ella nunca le mentiría así, el hecho es que le está mintiendo a su cónyuge, por lo que no tendrá muchos problemas para mentirle.

El hecho es que en las aventuras amorosas con mujeres casadas, se trata de un tramposo ... y los tramposos son unos mentirosos. Podrías ponerle excusas como si su matrimonio fuera un gran error y ella debería estar contigo, pero el hecho es que eres solo su medio de escapismo, nada más. Tanto tú como ella mienten para evitar esta realidad.

Tu vida social
Si les ha dicho a sus amigos que está saliendo con una mujer casada, es probable que no piensen mucho en usted por eso. En el improbable caso de que te brinden apoyo, puedes estar seguro de que es solo en un nivel superficial y de que estarán pensando y hablando mal de ti a tus espaldas.

Sin embargo, si eres como la mayoría de los hombres que tienen aventuras con mujeres casadas, probablemente no se lo hayas contado abiertamente a tus amigos. ¿Esto esta bien? Podrías estar pensando. Desafortunadamente no lo es, el problema es que estos hombres a menudo se encuentran apartados de sus amigos y del círculo social porque no pueden hablarles de su otra vida y mostrar a su novia.

Las responsabilidades de una aventura con una mujer casada
El hecho es que es casi seguro que nunca querrá dejar la estabilidad de un matrimonio (aunque sea insatisfactorio) por ti. En el caso, dejaron a su marido por ti; Te lo aseguro, no querrías tener esta responsabilidad alrededor de tu cuello.

Siempre que las cosas no fueran perfectas entre ustedes dos, esencialmente serían responsables silenciosamente por la forma en que están las cosas.

Además, si alguna vez tienen un momento fugaz de mirar hacia atrás con nostalgia a su matrimonio anterior, secretamente se sentirían resentidos contigo por haberlos hecho irse.

Si bien las aventuras con mujeres casadas pueden parecer emocionantes y peligrosas, estas ventajas serán reemplazadas con el tiempo por desventajas igualmente opuestas. A los que desearías no haberlos provocado tú mismo.